La simplicidad es sorprendente.

La respuesta a nuestros desafíos se encuentra en una simple pregunta. ¿Estás viviendo para un propósito o luchando por un estilo de vida? La respuesta a esa consulta puede transformar una vida.

El miedo, la depresión y la inseguridad son algunas de las cosas que desaparecen cuando nos concentramos en los demás.

  • Un propósito proporciona dirección.
  • Un estilo de vida te asigna todos los caminos.
  • Un propósito nos llama más allá de nuestras circunstancias.
  • Un estilo de vida mide nuestra inadecuación perpetua.
  • Un estilo de vida enriquece a los que tocamos.
  • Un propósito transforma a aquellos que nunca conoceremos.

Sueña con algo más que volver a hacer tu cocina, mejorar tu automóvil o aventuras de viajes exóticos. Exige una vida que produzca fruto para un mundo hambriento que lo necesita.

¿Cual es tu propósito?

~ Michael Dauphinee

Leave a Reply