La importancia de los grupos de crecimiento.

Los grupos de crecimiento nos alejan del aislamiento y de vivir auto-centrados. Es el aula para aprender cómo llevarse bien en la familia de Dios. Es un laboratorio para practicar la comprensión y el amor desinteresado . Aprendes a preocuparte por los demás y a compartir las experiencias de otros: 1 Corintios 12:26 (NTV) “26 Si una parte sufre, las demás partes sufren con ella y, si a una parte se le da honra, todas las partes se alegran”. Al estar en contacto regular con creyentes comunes e imperfectos podemos aprender la verdadera comunión y experimentar la conexión que Dios quiere que tengamos (Efesios 4:16, Romanos 12: 4-5, Colosenses 2:19, 1 Corintios 12:25). La verdadera comunión significa estar tan comprometidos el uno con el otro como lo estamos con Jesucristo: “Jesucristo dio su vida por nosotros. Y debemos dar nuestra vida por nuestros hermanos “(1 Juan 3: 16b NVI). Este es el tipo de amor sacrificial que Dios espera que demos a otros creyentes, amándolos de la misma manera que Jesús nos ama.

Los grupos de crecimiento nos ayudan a desarrollar el “músculo espiritual”. Nunca caminaras hacia la madurez sólo por asistir a los servicios de adoración y ser un espectador pasivo. Una de las principales herramientas de crecimiento espiritual es la participación en un pequeño grupo, donde tus músculos espirituales obtendrán un entrenamiento regular. “Efesios 4:16 (RVC,) 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.” El aislamiento genera autoengaño. Es fácil engañarnos pensando que somos maduros si no hay nadie que nos desafíe. La madurez real aparece en las relaciones. Necesitamos más que la Biblia para crecer; Necesitamos a otros creyentes. ¡Cuando otros comparten lo que Dios les está enseñando, yo también aprendo y crezco!

Los grupos de crecimiento confirman nuestra identidad como genuinos creyentes. No puedo pretender seguir a Cristo si no estoy comprometido con ningún grupo especifico de discípulos. Jesús dijo: “Juan 13:35 (RVC,) 35 En esto conocerán todos que ustedes son mis discípulos, si se aman unos a otros.». Cuando nos reunimos en amor con un pequeño grupo de diferentes orígenes, etnias y estatus social, es un testimonio al mundo (Gálatas 3:28 y Juan 17:21). Tú no eres el Cuerpo de Cristo por tu cuenta. Necesitas que otros lo expresen. Juntos, no separados, somos su Cuerpo (1 Corintios 12:27).

Los grupos de crecimiento son la mejor manera de compartir nuestra misión dada por Dios hacia el mundo. Cuando Jesús caminó por la tierra, incluso tenía un pequeño grupo! Hoy la Iglesia es el Cuerpo de Cristo en la tierra. No sólo nos amamos unos a otros, sino que vamos a llevar ese amor al resto del mundo. Somos sus manos, sus pies, sus ojos y su corazón. El trabaja a través de nosotros en el mundo. “Efesios 2:10 (RVC,) 10 Nosotros somos hechura suya; hemos sido creados en Cristo Jesús para realizar buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que vivamos de acuerdo con ellas.”

Los grupos de crecimiento nos ayudan a evitar que retrocedamos espiritualmente. Ninguno de nosotros es inmune a la tentación. Dada la situación “correcta”, tú y yo somos capaces de cualquier pecado. Dios lo sabe, así que nos ha asignado como individuos la responsabilidad de animarnos en el buen camino. La Biblia dice: “Anímense unos a otros todos los días … para que ninguno de ustedes se endurezca por el engaño del pecado” (Hebreos 3:13). Hay personas que dicen, “Esta es mi vida y no quiero que nadie se meta en ella”, esta no es una idea cristiana cuando se trata de ayudarse mutuamente! Se nos ordena que participemos en la vida del otro. Si conoces a alguien que está vacilando espiritualmente en este momento, es tu responsabilidad ir tras ellos y traerlos de vuelta a la comunión. “Si conoces a personas que se han alejado de la verdad de Dios, no las deseches. Ve tras ellos. Recupéralos “(Santiago 5:19). Relacionado a esto encontramos el gran beneficio de tener la protección espiritual de líderes piadosos. Dios da a los líderes o coordinadores de grupo la oportunidad de entrenarse en la responsabilidad de guardar, proteger, defender y cuidar el bienestar espiritual de su rebaño (Hechos 20: 28-29, 1 Pedro 5: 1-4, Hebreos 13: 7, 17.). “Su trabajo es velar por vuestras almas, y saben que son responsables ante Dios” (Hebreos 13: 17b NLT). Si estás separado del cuerpo de los creyentes, nadie podrá cuidarte. Si estás desconectado de la vida del Cuerpo de Cristo y aislado de la comunión de la familia de Dios, Satanás sabe que estarás indefenso e impotente ante sus tácticas.

¡El Cuerpo de Cristo te necesita! Tu tienes experiencias y un trasfondo único que permiten que otras personas puedan aprender de ti. Tienes un papel original para servir a tu familia espiritual. Esto se llama “ministerio”, y Dios te ha dotado para esta asignación. “Un don espiritual es dado a cada uno de nosotros como un medio de ayudar a toda la iglesia” (1 Corintios 12: 7 NLT). Tu pequeño y amoroso grupo es el lugar que Dios diseñó para que tu descubras, desarrolles y uses tus dones y talentos espirituales.

One Response to “La importancia de los grupos de crecimiento.”

  1. juan lagos says:

    Super bueno!

Leave a Reply