La envidia destruye y mata.

“Una serpiente estaba persiguiendo a una luciérnaga. Cuando estaba a punto de comerla, ésta le dijo: “¿ Puedo hacerte una pregunta?”. La serpiente respondió “En realidad nunca contesto preguntas de mis víctimas, pero por ser tú te lo voy a permitir”. Entonces la luciérnaga preguntó: “¿Yo te hice algo?”, “No” respondió la serpiente. ” ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?” preguntó la luciérnaga., “No” volvió a responder la serpiente. ” Entonces, ¿por qué me quieres comer?” inquirió el insecto. “Porque no soporto vérte brillar”, respondió la serpiente.”
Proverbios 27:4
4 El enojo es cruel,
la ira es destructiva,
y la envidia es incontrolable.

Marcos 15:9-11
– Y como Pilato sabía que los sacerdotes principales habían entregado a Jesús sólo por envidia, le preguntó a la gente:
— ¿Quieren que deje libre al rey de los judíos?
Pero los sacerdotes principales alborotaron a la gente para que pidiera la liberación de Barrabás.

Hechos 5:17-18
El jefe de los sacerdotes y todos los saduceos que lo acompañaban sintieron mucha envidia de los apóstoles. Por eso mandaron que los arrestaran y los pusieran en la cárcel de la ciudad.

Hechos 7:9
9 »José fue uno de los doce hijos de Jacob. Como sus hermanos le tenían envidia, lo vendieron como esclavo a unos comerciantes, que lo llevaron a Egipto. Sin embargo, Dios amaba a José,

Leave a Reply