¿Es La Oración Para Aceptar a Cristo algo Anti-Bíblico?

Pastor Carlos Andres Rodriguez

Si es cierto la Biblia nunca menciona la frase “aceptar a Cristo”, pero si habla del lenguaje de recibirle (Juan 1:12). “a todos los que le reciben (aceptan), les da el poder de ser hechos hijos de Dios.”

Recientemente leí un artículo en las redes sociales titulado ¿La Oración del Pecador Puede Salvarte? publicado por algunas iglesias bajo el nombre “coalición por el evangelio”, en donde se critica “la oración del pecador” o el guiar a las personas que quieren seguir y confiar en Cristo en una oración de arrepentimiento y de fe para ser salvos. Lo critican por no tener ejemplos claros de esta práctica en la Biblia e inclusive lo llaman “anti bíblico”.

En su website tienen una categoría titulada “Buscador de Iglesias”, y se ven tan solo unas doce iglesias en el mapa del mundo y dice “Iglesias centradas en El Evangelio”, la verdad que tan solo ver este mensaje es casi como insinuar que son las únicas iglesias centradas en El Evangelio, lo que lo hace un insulto a miles de iglesias que predican el evangelio y la sana doctrina pero no son calvinistas o no tienen esta convicción particular.

También el titulo refleja un criterio pobre ¿La Oración del Pecador Puede Salvarte? Si lo que el autor Luis Soto en su artículo quería analizar es que no todo aquel que hace una oración del pecador ha sido salvo, todos los cristianos estaríamos de acuerdo, pues solo Dios conoce el corazón, el arrepentimiento y la fe de las personas, el titulo debería ser ¿Es Salva Toda Persona Que ha Hecho La Oración del Pecador?, ese sería un titulo apropiado, o quizás Analizando la Practica de la Oración del Pecador A la Luz del Nuevo Testamento, pero el titulo implica que una oración de fe no puede salvarnos. En realidad una oración de fe en Jesús si puede ser el medio de arrepentimiento y salvación, y lo ha sido en la experiencia del 99% de los cristianos actualmente, sabiendo que lo que salva no es repetir unas palabras sino el arrepentimiento y la fe en Jesús.

Últimamente predicadores calvinistas como Paul Washer sobre todo, han iniciado un movimiento de critica a esta práctica de guiar a las personas en oración. Estamos de acuerdo en que creer es más que solo repetir una oración. Estamos de acuerdo en que no existen oraciones “mágicas” en el sentido que por repetir unas palabras alguien sea salvo, nunca lo será si no ora de corazón y con fe y si no está dispuesto a seguir y obedecer a Jesús. Pero llegar al extremo de decir que es “Anti-Bíblico” son serias palabras, eso es decir que es contrario a la Biblia o que niega o contraría el mensaje bíblico. Llegar al extremo de ofenderse, indignarse y atacar el acto de guiar a la gente en oración de salvación es un extremo errado. En vez de ser un punto que trae bendición, hace gente injustificadamente critica y es innecesariamente divisivo.

Aunque repetir una oración haya sido mayormente popularizado por John Wesley y pasar al frente por Charles Finney, y despues Billy Sunday y Billy Graham, sin lugar a dudas, orar para “aceptar” o “recibir” a Cristo ha sido el método principal de toda la gente que ha sido salva en los últimos años del cristianismo.

Esto es la realidad. Es importante reflexionar que guiar a alguien en oración de arrepentimiento para poner su fe en Cristo es un método o una forma de ayudar a las personas a venir a Cristo al presentarles el evangelio. Los métodos cambian, el cómo cambia (métodos o las maneras), el que (La Biblia) y él quien (Jesús) nunca cambian. El orden del servicio para adorar a Dios, los edificios, los instrumentos musicales, los programas y actividades cambian a través de los años, pero el mensaje no cambia, ni la forma de ser salvos por la fe cambia.

Si argumentamos que en el Nuevo Testamento no se observa la práctica de guiar a alguien en oración para seguir a Cristo, y en base a eso concluimos que no es bíblico, entonces deberíamos buscar imitar en todo el método observado en el Nuevo Testamento. Si en verdad queremos imitar y ser fieles a la forma apostólica del Nuevo Testamento, entonces Paul Washer y los predicadores calvinistas de esta coalición deberían hacer lo siguiente:

1. Ir a una sinagoga judía en su ciudad y entrar a compartirles con las Escrituras para mostrarles que Jesús es el Cristo. Otra opción puede ser pararse a predicar con voz fuerte afuera de un mercado o tienda popular, quizás un Walmart o ir a un gran templo, o quizás afuera de una iglesia Católica grande después de la misa de un domingo, o pararse afuera del estadio más grande de la ciudad tras un partido predicando. En esa predicación explicarles que hay un Dios que envió a Jesús a morir por nuestros pecados y que necesitan arrepentirse al vivir en esta perversa generación.

2. Entonces al terminar de predicar en cualquiera de estos ejemplos invitar a las personas a mostrar su decisión de arrepentirse y creer siguiéndolos a descender al agua y ser bautizados en el nombre de Jesús. Quizás afuera de Walmart pueden gritar “Si se arrepienten y confiesan sus pecados y creen en Jesús, sigan a mi carro, vamos al lago que esta aquí cerca y en este mismo instante los voy a bautizar”. Aunque este frio, aunque no traigan toalla ni cambio de ropa, ese es el modelo bíblico, al instante, en ese mismo momento, ir al agua. No repetir una oración, sino ser bautizados. Pues este es precisamente el método consistentemente mostrado en el Nuevo Testamento.

Entonces asumiríamos que aquellos que son bautizados en ese mismo día, SON SALVOS YA. Lo que tanto critica Paul Washer, pero esta vez, no por repetir una oración sino por haber sido bautizados. Porque la iglesia primitiva asumía esa salvación al instante. No le metían duda a la gente de que quien sabe si realmente eran salvos como lo hace Washer y esta coalición por el evangelio.

Es obvio que ni Paul Washer, ni ninguno de los calvinistas modernos hace esto, es por eso que es hipocresía juzgar a sanas iglesias que guían a otros en una oración de arrepentimiento por según ellos no ser bíblico, cuando ellos tampoco siguen el ejemplo mostrado consistentemente en el Nuevo Testamento.

El artículo que leí, cita la base de esta práctica actual en Romanos 10:9-10
Romanos 10:9-10 “que si confiesas con tu boca a Jesús como Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo.”

El autor explica que confesar a Jesús como Señor era estar dispuesto a ir a la muerte porque implicaba entre los Romanos que Jesús y no el Cesar o el emperador Romano era el Señor. El artículo dice la verdad en esta observación, pero olvida que el apóstol Pablo si está implicando el clamar a Dios en esta sección, y clamar a Dios se llama “Orar”. Veamos el contexto de este verso:

Romanos 10:10-13 10 “porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo el que cree en El no será avergonzado. 12 Porque no hay distinción entre judío y griego, pues el mismo Señor es Señor de todos, abundando en riquezas para todos los que le invocan; 13 porque: Todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo.”

Observemos que la clave es creer con el corazón para justicia, para ser justificados o salvos, el asunto es la fe, el creer, pero también ese creer va acompañado de invocarle. El Señor muestra la riqueza de su gracia y amor para todos los que le invocan, pues “todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo. ”

Esto no está nada lejano de el popular método de guiar a alguien en oración o pedirle que ore con arrepentimiento de sus pecados y fe en Jesús para seguirle.

El articulo calvinista que leí, da a entender que no solo es confesar a Jesús como Señor sino seguirle como Señor, podemos decir un rotundo amén a esto, el problema es que Paul Washer y el autor del artículo pareciera que olvidan que la vida cristiana es un proceso de santificación. Olvidan que todas las cartas del Nuevo Testamento de los apóstoles a las iglesias están llenas o más bien repletas de exhortaciones, reprensiones y correcciones a cristianos de las distintas iglesias y comunidades de fe, por vivir vidas cristianas a medias llamándoles a la entrega, obediencia y santidad. Los apóstoles no les reclaman a las iglesias que no son cristianos, sino que llaman a estos cristianos a la santidad y a la obediencia.

Santiago en el capitulo 3:10 reclama a estos cristianos por mal usar su lengua unos contra otros y les corrige, “hermanos míos, esto no debe ser así.”

Pablo a los Corintios en su primera carta 29 veces les llama hermanos, cuando estaban llenos de división y pecado grave, inclusive algunos nuevos creyentes con idolatría. En 1 Corintios 3:1 les dice: “De manera que yo, hermanos, no pude hablarles como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo.”

Eran cristianos pero estaban dando lugar a la carne y eran infantes o inmaduros en su fe.

He escuchado a Paul Washer reprender duramente a pastores y predicadores diciendo ¿quien eres tú para decirle a esa persona que repitió una oración que ya es salvo? ¿porque les das falsas esperanzas? Mi respuesta seria que aunque es verdad que no sabemos quien realmente es salvo pues solo Dios conoce el corazón, la crítica de Paul Washer es extrema e injustificada, pues tenemos claros ejemplos bíblicos.

• Juan 5:24 De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.
• 1 Juan 5:13 Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna.
• Romanos 10:10 y 13 10 porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación. 13 porque: Todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo.

Solo falta que Washer se cuestione: ¿porque Jesús dice que ya es salvo? ¿porque el apóstol Juan y Pablo dan la falsa seguridad que ya son salvos si no conocen el corazón de las personas a las que escriben?

Analicemos juntos la practica actual de la oración del pecador.

La primera predicación de la iglesia primitiva para salvación después de la resurrección fue hecha por Pedro, y concluyo así:

Hechos 2:37-41 37 “Al oír esto, compungidos de corazón, dijeron a Pedro y a los demás apóstoles: Hermanos, ¿qué haremos? 38 Y Pedro les dijo: Arrepiéntanse y sean bautizados cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados, y recibirán el regalo del Espíritu Santo. 41 Entonces los que habían recibido su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas.”

¿Que debían hacer para ser salvos? Arrepentirse y ser bautizados en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados.

Veamos otro famoso pasaje: Hechos 7:34-38 34 El eunuco respondió a Felipe y dijo: Te ruego que me digas, ¿de quién dice esto el profeta? ¿De sí mismo, o de algún otro? 35 Entonces Felipe abrió su boca, y comenzando desde esta Escritura, le anunció el evangelio de Jesús.36 Yendo por el camino, llegaron a un lugar donde había agua; y el eunuco dijo: Mira, agua. ¿Qué impide que yo sea bautizado? 37 Y Felipe dijo: Si crees con todo tu corazón, puedes. Respondió él y dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. 38 Y mandó parar el carruaje; ambos descendieron al agua, Felipe y el eunuco, y lo bautizó.

¿Que debía hacer el eunuco para ser salvo? Creer con todo su corazón que Jesucristo es el Hijo de Dios y ser bautizado.

Hechos 8:12 Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba las buenas nuevas del reino de Dios y el nombre de Cristo Jesús, se bautizaban, tanto hombres como mujeres.
cuando creyeron se bautizaban.

Veamos la situación con Pablo en Hechos 9:18 Al instante de orar Ananías por él, cayeron de sus ojos como unas escamas, y recobró la vista; y se levantó y fue bautizado.

¿Que hizo Pablo para ser salvo? Se bautizó después de tener unos días de ceguera física y reflexión pues Jesús le había reprendido en el camino a Damasco a apresar cristianos.

La salvación del carcelero de Pablo en Filipos – Hechos 16:30-33 30 y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? 31 Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. 32 Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. 33 Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos.
Fue salvó por creer en el Señor Jesucristo y fue bautizado.

Hechos 18:8 Y Crispo, el principal de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa; y muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados.
Oyendo, creían y eran bautizados.

Pedro dijo a Cornelio y a su casa en Hechos 10:43 “De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre.”
Serian salvos por creen en Jesús y recibirían perdón de pecados, al finalizar el capitulo se bautizaron ese mismo día.

Después de ver todos estos ejemplos bíblicos de cómo eran salvos los primeros cristianos concluimos que no era por repetir una oración, sino por creer con fe y mostrarlo siendo bautizados al instante en ese mismo día y hora.

Hechos 20:21 nos dice que Pablo “testificaba a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo.” Asumimos que el arrepentimiento para con Dios implicaba clamar a Dios pidiendo perdón.

El método consistentemente mostrado en el Nuevo Testamento es arrepentirse, creer y ser bautizados. El bautismo fue primeramente practicado por Juan el Bautista y después incorporado por Jesús en su predicación de arrepentimiento ante el acercamiento del reino de Dios. En Mateo 3:6 leemos “y eran bautizados por él en el Jordán, confesando sus pecados.” Nuestra pregunta es ¿A quien confesaban los pecados? Asumimos que su arrepentimiento era para con Dios y su confesión era ante Dios.

El Señor Jesús conto la historia del religioso que oraba dando gracias por qué no eran tan malo como el pecador, y el pecador recolector de impuestos publicano que oraba: Lucas 18:13-14 “Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador.14 Les digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro.”

Entonces es correcto asumir que cuando los hombres tenían arrepentimiento y eran bautizados confesando sus pecador era ante Dios. A eso se le llama “orar” y de allí viene “la oración del pecador”.

Paul Washer es famoso por criticar este método de evangelismo, como si en la Escritura no hubiera suficientes ejemplos de predicaciones llamando a los hombres al arrepentimiento y a la salvación. Si es por medio de ser bautizados clamando a Dios confesando pecados, o si es como actualmente lo practicamos de que la gente clame a Dios con arrepentimiento poniendo su fe en Jesús a través de una oración, y después sea bautizada para dar testimonio de esa fe no es importante, lo que es importante es el arrepentimiento y la fe. Guiar a alguien en oración es solo un método que no es Anti-bíblico como declara el articulo sino que tiene consistencia con el testimonio bíblico de como son salvas las personas, mediante el arrepentimiento, la fe y la confesión de pecados ante Dios.
Todas las personas que querían un cambio y que pusieron su fe hablaron con Jesús. Nicodemo vino a Hablar con Jesús para preguntarle como tener la vida eterna (Juan 3). El ladrón en la cruz en Lucas 23 clamo a Jesús pidiéndole su misericordia o que le recordara cuando volviera con su reino. El pecador que clamaba a Dios decía “se propicio a mi pecador” y Jesús dijo que regreso a su casa justificado o declarado justo, perdonado por Dios a través de aquella oración.

Isaías 1 dice “venid y estemos a cuenta” eso implica rendir cuentas, clamar a Dios y confesar pecado. 1 Juan 1:9 dice que si confesamos nuestros pecados El es fiel y justo para perdonarnos, lo mismo sucede o tiene precedente en la oración de fe cuando alguien recién se acerca al Señor.

Romanos 10:13 dice que todo el que clamare al nombre del Señor será salvo, eso implica orar y pedir perdón a él, clamar para querer confiar y seguirle. Confesar nuestros pecados implicaba orar, confesárselos a Dios o ante Dios tal como el ejemplo de David en el Salmo 51.

Aun San Agustín mismo, el padre de la posición calvinista de la salvación, en el año 386, tras leer una porción de la Biblia de Romanos Agustín comenzó a clamar a Dios orando en arrepentimiento buscando salvación bajo la profunda convicción de su pecado.

La oración del pecador no es anti-bíblica sino es un método que tiene base bíblica.

“Porque tú, Señor, eres bueno y perdonador, Y grande en misericordia para con todos los que te invocan.” Salmos 86:5

 

Tomado de “Firmes en la Verdad”

2 Responses to “¿Es La Oración Para Aceptar a Cristo algo Anti-Bíblico?”

  1. Darel Arte says:

    “Aceptar a Cristo”, es una frace que realmente lo que expresa es: arrepentimiento, fe y con humildad reconocer que, lo que Dios dice es la verdad en la persona de Cristo. sus detractores son básicamente Católicos y Calvinista, estos últimos si no crees o dices lo contrario a lo que ellos religiosamente pregonan, somos herejes.

    Saludos cordiales, excelente trabajo.

  2. ELISEO says:

    muy bien explicado , Varon de Dios., triste por las criticas de muchos que se dicen cristianos ., los mismos discipulos le dijeron a Jesus enseñanos a orar ., y de alli la oracion del Padre Nuestro que incluye el perdon de pecados.
    BENDICIONES

Leave a Reply