¿Como evangelizar a un evolucionista?

Dr Ray Stanford

Para poder tratar detalladamente con el tema de la Evolución y la Creación lógicamente requeriría mucho más información de la que podríamos incluir aquí, pero hemos escrito algo que le proporcionará ayuda para que Ud. se dé una idea de cómo podría contestarle a un no creyente si él ofreciera su creencia en la Evolución como excusa para no recibir a Cristo como su Salvador personal.
Ganar un argumento sobre la Evolución podría hacer que Ud. se sienta brillante, pero recuerde que si su presentación agravase al incrédulo. Ud. correría el gran riesgo de que él no confíe en Cristo debido a que se ha ofuscado porque no pudo ganar la discusión.
Si Ud. puede contestar sencilla y rápidamente a las preguntas que dicha persona le formule en cuanto a la evolución, y vuelve inmediatamente al plan de la salvación, conseguirá mucho más que si dedica horas a un argumento completamente innecesario. Su conocimiento científico no es el poder de Dios para la salvación — aunque Ud. esté testificando a una persona que está interesada en la ciencia. El evangelio es aún el poder de Dios para salvación. Sabiamente tenga esto en cuenta.

DEFINICIONES
Evolución Materialista: La existencia y progresión de la vida sin la ayuda de Dios.
Evolución Teísta: La progresión de la vida desde alguna forma primitiva que Dios pueda haber creado, pero la cual evolucionó sin la ayuda de Dios desde su primera forma de vida en adelante.
La Doctrina Bíblica: Dios creó todas las cosas. “TODAS las cosas por él fueron hechas, y sin él NADA de lo que ha sido hecho, fue hecho” (Juan 1:3).
Al final de este artículo se dan varios versos de la Palabra de Dios que expresamente enseñan de la Creación.
Lo que sigue es el tipo de información que si Ud. se familiariza con la misma, podrá usar una o más partes de ella, y quizás pueda tornar la conversación de vuelta al evangelio rápidamente, sin verse envuelto en una gran discusión con el oyente y hacer que él se sienta “desprestigiado.” Ese es su objetivo.

¿TEORIA O REALIDAD?
La Evolución, la transmutación de las especies, jamás ha sido demostrada. Y la razón por ello es muy simple. ¡La misma nunca ha sucedido! La evolución no es más que las imaginaciones de los hombres que niegan la Palabra de Dios, y por tanto, están esforzándose desesperadamente por encontrar alguna explicación al origen de la vida. La vida existe. De alguna manera llegó aquí. Dios dice que EL la creó. Aquellos que no aceptan la Palabra de Dios deben buscar alguna otra explicación. El evolucionista se esmera con denuedo. Sin embargo, parece que no llega a nada.
Aun el mismo Carlos Darwin, reconociendo que aunque hay variaciones dentro de las especies, no hay transmutaciones — no hay cambios de una especie (o familia) a otra — escribió en su libro, Mi Vida y Mis Cartas, Volumen I, página 210, “No se ha registrado ningún cambio de una especie a otra.” “No podemos demostrar que una sola especie ha sido cambiada (en otra).”

EL ESLABON PERDIDO
La intensa búsqueda del “eslabón perdido” indica el error de la Teoría de la Evolución más enfáticamente que cualquier otra cosa que podamos imaginarnos.
Por un momento, reflexionemos en esto. Aquí estamos, seres humanos completamente desarrollados. Los evolucionistas enseñan que el animal más cercano en la escala descendente desde el, hombre probablemente es el simio, el gorila, o algún otro animal similar, aunque todavía no haya sido identificado. Las teorías de los evolucionistas cambian de tiempo en tiempo. Cualquiera sea el animal que ellos piensan que es lo más cercano al ser humano—ellos están tratando de encontrar un “eslabón perdido” que establezca un “vínculo” entre ese animal y el hombre.
Pero si la Evolución fuera verdad, no habría necesidad de BUSCAR un “eslabón perdido,” porque habría MUCHOS MAS “intermedios” que ejemplares terminales puesto que el hombre completamente desa-rrollado sería el resultado de muchos años de pequeños cambios desde (digamos, por amor a esta ilustración) el simio hasta el hombre.
Los arqueólogos estarían constantemente desenterrando millones y millones de esqueletos, parte hombre y parte simio. Tendría que haber esqueletos de TODAS las diferentes etapas de desarrollo desde el simio hasta el hombre. Pero ¿DONDE ESTAN ESTOS MILLONES DE ESQUELETOS? Y, después de todo, ¿por qué razón se está buscando el “eslabón perdido”? ¡La CADENA de eslabones perdidos, en su totalidad, está extraviada!

EL ORIGEN DE LA MATERIA
Probablemente el mayor problema—debido a que es ciertamente insuperable—para el evolucionista materialista es: ¿Quién o qué cosa es responsable del PRIMER fragmento de materia?
Haciendo caso omiso de la teoría particular de ellos en cuanto a COMO el mundo fue formado, no pueden negar que ha sido formado, y ellos no pueden decirnos DE DONDE VINO el primer fragmento de materia que fue usado para hacer el mundo.
En Jeremías 10:12 Dios nos dice lo que EL usó para crear la tierra. EL usó SU poder, (en el hebreo, SU “energía”). Es interesante notar que durante nuestra propia existencia, Albert Einstein formuló la Ecuación de la Relatividad representada por E=mc2, que es exactamente lo que Dios dijo en la Biblia unos 2600 años atrás.
En términos simples, esta fórmula declara que la materia y la energía son equivalentes. Uno puede obtener energía (E) igual a la cantidad de materia (m) multiplicada por el cuadrado de la velocidad de la luz (c), (300.000 kilómetros por segundo). Dios nos dijo, mucho antes que el mundo científico lo reconociera, que la materia fue creada por la energía.
A los evolucionistas les agradaría hacer que los que creen en la Biblia se sientan ignorantes por creer en lo que la Palabra de Dios nos dice, en esta época de tanto conocimiento, Pero cualquiera que piense que la Biblia está en desacuerdo con la ciencia, no conoce bien la Biblia, o no está hablando de la verdadera ciencia.
Con respecto a los hombres de esta época de erudición, quienes rechazan las verdades de la Biblia, Dios dice que ellos “siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad” (II Timoteo 3:7).
Puesto que dichos hombres no quieren aceptar la explicación que Dios nos da con respecto al origen de la tierra, ellos tienen que esforzarse por hallar alguna otra clase de explicación razonable. Lamentablemente, la evolución no es la respuesta. La evolución no es razonable, y ni siquiera es POSIBLE.

LA SEGUNDA LEY DE LA TERMODINÁMICA
Al citar del libro, La Evolución y el Destino Humano, por Kohler, leemos que su autor nos dice, “Uno de los axiomas fundamentales de las ciencias físicas es la tendencia hacia una casualidad cada vez mayor. El hecho es que, por lo general, las cosas entran en desorden, en vez de orden, si se las abandona. Esta es, esencialmente, la afirmación sintetizada en la Segunda Ley de la Termodinámica.” Esta ley científica en realidad refuta y contradice la teoría de la evolución en su totalidad. El universo entero NO está mejorándose ni especializándose más, sino que se está debilitando, se está desgastando.

LA ESCALERA DE LA CREACION
Muchos evolucionistas enseñan que desde el comienzo, el siguiente orden de cosas evolucionó hacia arriba: el átomo, la molécula, 1 molécula de proteína, el virus, la bacteria, las algas, los protozoarios, los metazoarios, el hombre.
Esto no puede ser cierto. La molécula de proteína no pudo desarrollarse sólo de átomos y moléculas, al menos que la proteína ya estuviera presente. El hombre ha estado tratando de crear proteína de diferentes sustancias químicas y cuerpos compuestos y no ha tenido éxito. Sólo Dios puede crear proteína.
El virus no podía existir antes de que un tipo de vida superior al virus hubiera sido creado, puesto que el virus requiere una “célula huésped” para vivir de ella. Un virus no puede vivir únicamente de átomos, moléculas, y moléculas de proteínas.
Puede verse, por lo tanto, que la “escalera de la creación,” creada por los evolucionistas para demostrar dicha teoría, en sí misma, en realidad, refuta la teoría de la evolución.

LA FIJA CION DE LAS ESPECIES
Si la mascota de su familia fuese una perra, y si dicho animal estuviera por tener cría, Ud. no tendría que preocuparse por si la perra va a tener monos en vez de perritos. El hecho de que va a tener cachorros de perro fue determinado cuando sus propios cromosomas se unieron a los cromosomas del macho en la concepción.
Hay que comprender que un perro tiene solamente 22 cromosomas, mientras que un mono tiene 54.
La mitad del número total de cromosomas está contenida en los órganos reproductores de la hembra y la mitad está contenida en los del macho. Por lo tanto, el número total exacto es unido en la cría.
El hombre tiene 46 cromosomas. Esta cantidad de cromosomas es un factor constante y nunca cambia. Esto determina lo que se llama la “fijación de la especie,” debido a que la cantidad no varía. Los humanos siempre engendran humanos. Los perros siempre engendran perros, etc.
Son los genes, dentro de cada especie, los que producen la variedad. Los genes hacen que la gente sea baja, alta, delgada, obesa, de cabello rubio o castaño, etc., pero todos siguen siendo SERES HUMANOS.
Los cromosomas hacen del cruce de las especies una barrera insalvable. Ellos ciertamente impiden cualquier evolución. A decir verdad, los cromosomas instantáneamente frustrarían cualquier avance de la evolución en su mismo comienzo.

EL CABALLO
La “demostración” corriente de los evolucionistas ha sido el caballo, el denominado “EOHIPPUS.” Los evolucionistas dan una larga lista de la supuesta evolución del caballo, de la forma siguiente:
Eohippus
Orohippus
Epihippus
Mesohippus
Miohippus
Anchiterium
Hipohippus
Parahippus
Merichippus
Hipparion
Protohippus
Pliohippus
Genus
Equus

Lo que los evolucionistas no le dicen a uno, es que los fósiles del pequeño roedor Eohippus y los fósiles del Equus Nevadensis y Equus Occidentalis (caballos completamente desarrollados como los conocemos en la actualidad) son contemporáneos. Ellos se encuentran en la misma capa de la “edad geológica.” Por lo tanto, ¿qué razón habría para elaborar alguna “evolución” del caballo, cuando ya tenemos un caballo?

LOS FOSILES
¿Qué nos muestran los datos extraídos de las rocas? Los datos de las rocas y los datos de la Biblia concuerdan perfectamente.
Cuando se ha encontrado vida, toda forma de vida ha sido hallada. Cuando una familia ha aparecido, la mismo se ha presentado total y completamente desarrollada. Nunca se han hallado fósiles de ejemplares “intermedios.” Los tales no existen. Esto debe dejar realmente perplejos a los que aceptan la teoría de la evolución.

LA TEORIA DE LA “PIEL DE CEBOLLA”
La mayoría de los evolucionistas enseña que la tierra está formada por numerosas capas, y que cada capa, comenzando con la más profunda y siguiendo hacia arriba hasta las capas superiores, son los restos de diferentes formas de vida, en el orden de evolución progresiva. Esto no es cierto. No hay un solo lugar en la tierra donde haya más de cuatro capas, y en cada una de ellas se encuentra toda clase de vida, y no en el orden que los evolucionistas nos quieren hacer creer.
Las diferentes “edades” en las cuales los evolucionistas enseñan que las distintas etapas de vida han sido encontradas son: 1) Azoica (sin vida): 2) Arqueozoica (comienzo de vida); 3) Proterozoica (vida primitiva); 4) Paleozoica (vida antigua, vieja); 5) Mesozoica (vida intermedia); y 6) Cenozoica (vida nueva, reciente). Dentro de la edad cenozoica hay otro grupo de edades llamadas “cenos”: paleoceno, eoceno, olígoceno, plioceno, y pleistoceno (la vida humana respectivamente como: vida antigua reciente; el alba de la vida; vida menos reciente; vida más reciente; y vida mucho más reciente).
La supuesta cronología de estas “edades” difiere de un evolucionista a otro, y algunos enseñan que en la edad arqueozoica del comienzo de la vida, los fósiles datan de un billón de años atrás.

EL EQUILIBRIO EN LA NATURALEZA
Dios ha dispuesto SU creación de tal manera que en la naturaleza existe un cuidadoso equilibrio que sirve para mantener todo en su relación adecuada, y sin el cual la tierra sería un caos completo.
Por ejemplo, los animales inhalan oxígeno y exhalan dióxido de carbono. Las plantas asimilan el dióxido de carbono y exhalan oxígeno. Las plantas no podrían vivir sin los animales y tampoco los animales podrían vivir sin las plantas. Pero los evolucionistas enseñan que las plantas evolucionaron MUCHO antes que los animales aparecieran en escena. Esto es imposible.
Otro equilibrio evidente es que las plantas despiden álcalis y los animales emiten ácidos. Sin las plantas, el mundo sería demasiado ácido. Los animales y las plantas se necesitan mutuamente para mantener las condiciones adecuadas para cada uno.

LA ONTOGENIA RECA PITULA LA FILOGENIA
Esta teoría dice que mientras el feto humano está en el vientre de la madre, éste pasa a través de todas las fases del proceso evolutivo. Los evolucionistas sacan ventaja de cosa como la estructura del embrión humano, cuya APARIENCIA se ASEMEJA a las hendiduras de las agallas de un pez, diciendo que el embrión está entonces pasando a través de esa etapa particular de su evolución.
Un científico debiera saber que la semejanza, en la apariencia, de ninguna manera significa RELACION al hecho… Mi lapicera fuente y la de un agente secreto de algún programa de espionaje por televisión, podrán parecer iguales, en apariencia, pero la lapicera fuente del espía, en realidad es un aparato de radiotransmisión y recepción en miniatura.
El embrión humano no pasa a través de ninguna etapa de la evolución en absoluto.

El PRIMER SEXO
Las formas simples de vida se reproducen por “mitosis”, que es la división de la célula. Es el proceso cómo una célula se divide, formando así dos células. El resultado es, dos cosas que proceden de lo que era una, Sólo una más, y de la misma clase, no un paso hacia arriba en alguna “escala evolucionaría.”
Preguntémonos lo siguiente: Si la Evolución fuera verdad, ¿en qué momento la vida se habría cansado de reproducirse por mitosis y hubiera comenzado a reproducirse por algún otro medio — por el sexo?
Una “glóbulo” tendría que haberle dicho a otra: “Cambiemos nuestra forma de reproduciremos. Estoy cansada de hacerlo de la misma manera anticuada todo el tiempo. Yo me desarrollaré en una glóbulo masculina y tú en una glóbulo femenina.”
Pero, en el supuesto caso de que pudieran reproducirse de este modo, estas “glóbulos” tendrían que haber desarrollado completamente sus órganos reproductores, de lo contrario no podrían funcionar correspondientemente. A menudo nos preguntamos si los evolucionistas han pensado detenidamente alguna vez, en cuán complicados son los órganos de la reproducción. Si existe alguna pequeña cosa que no anda bien, la reproducción se ve interferida.
Antes de que la primera emprendedora “pareja de glóbulas” hubiese podido desarrollar órganos reproductores y funcionaran en pleno, se habrían extinguido y pasado a la historia tiempo ha. Por otra parte, esta “pareja de glóbulas,” ¿pensó acaso en la solución del problema y lo comunicó a otra “pareja de glóbulas” para que lo llevaran a cabo?

EL OJO
Los evolucionistas no pueden concebir cómo se desarrollaron los intrincados órganos de la vista del ser humano. El ojo es un órgano extremadamente delicado y complejo. Los evolucionistas dicen que el ojo puede haberse desarrollado de algún punto sensible a la luz, tal como lo son las pecas.
Personalmente, creemos que nuestra imaginación se ve menos exigida y nuestra inteligencia menos ofendida al aceptar el hecho de que Dios nos CREO con todas nuestras facultades, en vez de tratar de creer en la teoría de que el ojo humano evolucionó de una “glóbula” informe.
El oftalmólogo debe pasar por muchos años de estudio especializado, después de la universidad, para poder aunque sea entender el mecanismo del ojo lo suficiente como para poder comenzar a recomendar algún tratamiento. ¿Cómo se podría, sin la intervención de la inteligencia, diseñar y lograr el funcionamiento del ojo humano? Esto es inconcebible.
Indudablemente el ojo tiene que haber sido CREADO POR DIOS. “Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras. Estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien” (Salmo 139:14).

LA TEORIA DE LA “BRECHA” DE TIEMPO
En la versión bíblica de Reina-Valera, Génesis 1:2 nos dice, “Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo…”
La palabra “estaba” debería traducirse más apropiadamente “se volvió,” como lo vemos en los manuscritos más antiguos que detallamos a continuación:
(1) Caldeo—se volvió desierta y vacía;
(2) Septuaginta—se volvió desprovista y vacía; (3) Aramaico—se volvió arruinada e inhabitada; (4) Vulgata—se volvió monótona y vacía.
Génesis 1:1 dice, “En el principio creó Dios los cielos y la tierra.” EXISTE UNA BRECHA, UN VACIO DE TIEMPO, entre los acontecimientos de Génesis 1:1 y Génesis 1:2. Podría haber millones de años entre estos dos versos. Nadie sabe por cuántos años la tierra quedó asolada. Pero sí sabemos por la cita de Isaías 45:18 que Dios no creó la tierra en un estado de asolamiento para empezar. “Porque así dijo Jehová (el SEÑOR), que creó los cielos; él es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso; no la creó en vano, para que fuese habitada la creó…”
Nosotros creemos que después de la caída de Satanás, Dios juzgó a la tierra, y que en ese tiempo, la tierra se deterioró. Dios la hizo desolada, después de una vida previa.
Cualquiera de las verdaderas edades históricas y cualquiera de los fósiles antiguos podrían encajar en la época de Génesis 1:1, y antes del tiempo de Génesis 1:2. La Biblia NO nos dice que la tierra tiene sólo 6,000 años. La Biblia no establece ninguna fecha para la creación original mencionada en Génesis 1:1.

LO QUE LA BIBLIA DICE

DIOS CREO LAS PLANTAS
Génesis 1:29, “Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.”
Isaías 41:19, 20, “Daré en el desierto cedros, acacias, arrayanes y olivos; pondré en la soledad cipreses, pinos y bojes juntamente, para que vean y conozcan, y adviertan y entiendan todos, que la mano de Jehová hace esto, y que el Santo de Israel lo CREO.”

DIOS CREO LOS ANIMALES
Génesis 1:24, 25, “Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así. E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno.”
1 Corintios 15:38, 39, “Pero Dios le da el cuerpo como él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo. NO toda carne es la misma carne, sino que una carne es la de los hombres, otra carne la de las bestias, otra la de los peces, y otra la de las aves.”
Salmo 32:9, “No seáis como el caballo, o’ como el mulo, sin entendimiento…” Los animales no tienen un espíritu. Carecen de entendimiento racional. No podrían decidir en cuanto a mejorarse a sí mismos por vía de la “evolución.”
Salmo 36:6, “…Oh Jehová, al hombre y al animal conservas.” Nótese que no es la “supervivencia del más apto,” sino que Dios es quien preserva.

DIOS CREO AL HOMBRE
Génesis 2:7, “Entonces JEHO VA DIOS formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.” (El Profesor E. Slossen, químico analítico de Washington D.C., EE.UU., demostró que el polvo de la tierra contiene 14 elementos, y que el cuerpo humano contiene exactamente los mismos 14 elementos.)
Job 20:4, “¿No sabes esto, que así fue siempre, desde el tiempo que fue PUESTO el hombre sobre la tierra . . .?” El hombre no llegó a través de la evolución. ¡El fue puesto!
Job 32:8, “Ciertamente espíritu hay en el hombre, y el soplo del Omnipotente le hace que entienda.” Nótese el contraste entre el hombre en este verso y los animales en Salmo 32:9. Dios estableció la diferencia desde el principio. El hombre no anduvo errante por allí y de repente “se apropió de un espíritu.”
Job 33:4, “El ESPIRITU DE DIOS ME HIZO, y el soplo del Omnipotente me dio vida.”
Salmo 100:3, “Reconoced que Jehová es DIOS; EL nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos…”
Romanos 9:20, “Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así?”
Isaías 43:7, “Todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice.” Isaías 45:12, “Yo hice la tierra, y creé sobre ella al HOMBRE. Yo, mis manos, extendieron los cielos, y
a todo su ejército mandé.”
Salmo 95:6, “Venid, adoremos y postrémonos; arrodillémonos delante de JEHOVA nuestro HACEDOR.”

DIOS CREO EL CIELO Y LA TIERRA
Génesis 1:1, “En el principio creó Dios los cielos y la tierra.”
Romanos 1:20, “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la CREACION del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.”
Juan 1:10, “En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció.”
Isaías 45:18, “Porque así dijo Jehová, que creó los cielos; él es Dios, el que formó la tierra, el que la
hizo y la compuso; no la creó en vano, para que fuese habitada la creó: Yo soy Jehová, y no hay otro.”

DIOS CREO TODAS LAS COSAS
Hebreos 3:4, “Porque toda casa es hecha por alguno; pero el que hizo TODAS LAS COSAS es Dios.”
Colosenses 1:16, “Porque en él fueron CREADAS TODAS LAS COSAS, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; TODO FUE CREADO POR MEDIO DE EL y para él.”
Hechos 17:24, “El Dios que hizo el mundo y TODAS LAS ‘COSAS que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas.”
Apocalipsis 4:11, “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú CREASTE TODAS LAS COSAS, y por tu voluntad existen y fueron creadas.”
Apocalipsis 10:6, “Y juró por el que vive por los siglos de los siglos, que CREO el cielo y las cosas que están en él, y la tierra y las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en él, que el tiempo no sería más.”
Hechos 4:24, “Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra, el mar y TODO lo que en ellos hay.”

EN CONCLUSION:

La ciencia no puede demostrar la Evolución, debido a que ésta no es un hecho. La Biblia, como acabamos de leer, enseña la Creación.
Le rogamos que cuando Ud. le testifique a una persona perdida, sí el terna de la Evolución llegara a surgir, conteste rápidamente las preguntas y vuelva al tema del plan de la salvación tan pronto como sea posible.

One Response to “¿Como evangelizar a un evolucionista?”

  1. Patricia Corrales says:

    Muy interesante este informe . y lo mas importante es el yema central ” la salvación “

Leave a Reply