¿Cómo estudiar la Biblia?

Estudiar la Biblia requiere preparación, pero los resultados en nuestra vida, una vez que empecemos, serán extraordinarios.

l. Separa un tiempo para estudiar la Biblia.Aparte un tiempo específico para hacer su estudio bíblico cada semana. Esto depende de cuánto tiempo quiere invertir para realizarlo. No exagere, pero tampoco se dé menos tiempo de lo debido. Si no aparta tiempo en su programa semanal, nunca hallará tiempo para hacerlo o será un estudio bíblico esporádico y de poca profundidad. Usted tiene que separar tiempo para estudiar la Biblia.

¿Cuán a menudo debe estudiar la Biblia? La respuesta puede variar de una persona a otra, pero un factor importante que uno debe tener en mente es la distinción entre su tiempo devocional y su tiempo de estudio bíblico. Usted debe tener su devocional todos los días. Por lo general el tiempo devocional varía entre un período de diez a treinta minutos, en los cuales usted lee la Biblia, medita unos cuantos minutos sobre lo que leyó, y pasa un tiempo en oración. El propósito de su tiempo devocional es tener comunión con Jesucristo –

No debe intentar profundizar en su estudio bíblico cuando tenga su devocional. Nada echará a perder más rápidamente su devocional que ponerse a hacer un estudio bíblico a fondo precisamente en el período de su devocional. Solo disfrute la presencia de Dios y su comunión con él.

En tanto que es mejor tener diez minutos de tiempo devocional cada día que una hora a la semana, lo contrario es exactamente lo más beneficioso respecto del estudio bíblico. No podrá realizarlo bien si lo hace a pedazos. Es mejor separar un período más largo (de dos a cuatro horas) que intentar estudiar un poco cada día. Así, mientras desarrolla sus habilidades para estu- diar la Biblia, podrá pasar un poco más de tiempo en su devocional.

Tal vez el peor enemigo del estudio bíblico en la actualidad del mundo occidental sea la televisión. Si usted fuese un estadounidense promedio de dieciocho años, habría acumulado a lo largo de su vida alrededor de dieciocho mil horas viendo televisión. Los expertos afirman (encuesta aplicada a estadounidenses que alcanzan los sesenta y cinco años) que pasaron un pro- medio de nueve años y medio de su existencia terrenal viendo televisión.

¡Eso significa que una persona pasa 15 % de su vida frente a la televisión! (Estos datos fueron tomados de la empresa A. C. Nielsen, reportados en el artículo «¿Quién mira la televisión?», publicado en U S. News & World Report, 12 de septiembre de 1977, página 23. Basados en cifras que representan el promedio semanal de horas que hombres y mujeres adultos, adolescentes y niños ven televisión en los Estados Unidos.)

Si, por otra parte, una persona ha ido a la Escuela Dominical regularmente, desde que nació hasta los sesenta y cinco años, solo habrá tenido un total de cuatro meses de enseñanza bíblica sólida. ¡No en balde hay tantos cristianos débiles en la sociedad occidental! Tenemos que disciplinarnos y tener un tiempo específico de estudio bíblico pase lo que pase.

Lo mejor que puede hacer es estudiar la Biblia cuando está en su mejor estado físico, emocional e intelectual, y cuando se encuentre en una situación que le permita no tener distracciones ni prisas. Ya sean sus horarios diurnos o nocturnos, es conveniente que elija los momentos de mayor lucídez. No debería tratar de estudiar cuando está cansado ni luego de ingerir una comida abundante. Intente dedicarse de lleno al estudio cuando está descansado y bien despierto.

2. Tenga lista una libreta de apuntes. Como lo hemos dicho anteriormente, no es posible estudiar la Biblia sin tomar notas de lo que haya observado.

3. Consiga las herramientas adecuadas.En cada uno de los métodos de estudio hay una lista de obras de consulta que se sugieren y que necesitará para su estudio. Los métodos iniciales necesitan pocas o ninguna herramienta, mientras que los posteriores requieren un número mayor. Sería conveniente tomar en cuenta hacer una inversión para conseguir estas obras de consulta con el fin de tener una pequeña biblioteca personal de consulta. Hará una adquisición que le será sumamente útil el resto de su vida. Hoy en día, tanto en computadoras personales como en dispositivos móviles existen una gran cantidad de aplicaciones que integran la biblioteca básica que se requiere para el Estudio de las Escrituras.

 

4. Pase un tiempo breve en oración antes de cada estudio. Para empezar, pídale al Señor que limpie su vida de todo pecado que él conozca y lo llene de su Santo Espíritu para que usted esté en su compañía durante el estudio. Esta es una ventaja que tiene al estudiar la Biblia como un libro de texto: tiene comunicación directa con el Autor mismo. Tiene el privilegio no solo de estudiar la revelación, sino al Revelador. Por lo tanto, procure estar bien con Cristo antes de dedicarse a profundizar en su Palabra. El apóstol Pablo dijo que si usted está en la carne o es carnal, no puede entender las verdades espirituales (1 Corintios 2:10-3:4). En segundo lugar, ore que el Espíritu Santo lo guíe en su estudio. La mejor manera de entender la Biblia es hablar con su Autor. Memorice el Salmo 119: 18 y órelo antes de cada estudio: «Abre mis ojos para que pueda ver las maravillas de tu ley». Pídale a Dios que le abra los ojos a su Palabra. En última instancia, si Dios, a través del Espíritu Santo no le abre los ojos para ver las verdades de su Palabra, todo su estudio habrá sido un esfuerzo inútil.

Biblioteca básica
Una persona que recién empieza su estudio bíblico personal debe obtener solo las herramientas necesarias para empezar. Para e! estudio de la Biblia por los métodos que se presentan en este libro, la siguiente es una biblioteca básica:
1. Una Biblia para estudiarla
2. Dos versiones bíblicas recientes
3. Una concordancia exhaustiva
4. Un diccionario bíblico
5. Un manual bíblico
6. Un comentario bíblico en un tomo 

Leave a Reply