La justicia se convirtió en excusa.

Estoy leyendo un libro que un buen amigo me recomendó. Encontré en el capitulo 4 del libro de Stanley, “Amplio y Profundo”, unos pensamientos acerca de la gracia y la verdad.
“Yo he trabajado en iglesias que han tratado de ser justas. Al final, la justicia se ha convertido en una excusa para no comprometerse. La búsqueda de una coherencia se ha convertido en una excusa para no ayudar. Antes de que pasara mucho tiempo, los líderes de la iglesia se estaban escondiendo detrás de una excusa: «Si lo hacemos a favor de uno, lo tendremos que hacer a favor de todo el mundo». Y ante esas palabras, me parece escuchar a Jesús gritándoles: «¡No, de eso nada! ¡Yo no actué así!». Si no nos cuidamos, terminaremos no haciendo nada por nadie, porque no lo podemos hacer por todos. El mejor enfoque consiste en hacer por uno lo que tú quisieras poder hacer por todos, sabiendo que no todos van a ser tratados de la misma forma. He visto los intentos de las iglesias por actuar de una manera coherente. Pero también he visto cómo la dedicación a esa coherencia se ha interpuesto en el camino del ministerio. He visto rechazar gente con necesidades económicas, no porque no hubiera suficiente dinero para ayudarla, sino porque se había gastado una línea del presupuesto. Es un poco duro, ¿no es cierto?”
Fragmento de: Andy Stanley. “Amplio y profundo”. iBooks. https://itun.es/us/7x53K.l

Leave a Reply