QUE SI Y QUE NO ESPERAR EN EL MATRIMONIO

Por Miguel Muñoz

imagesINTRODUCCIÓN: [¿Qué es el amor matrimonial? ¿Un estado perpetuo de anestesia / Un cielo y un infierno a la vez / Donde el placer, el dolor y el arrepentimiento se juntan?-¡NO!- Es un compromiso incondicional con una persona imperfecta] Cuando amamos a alguien, uno de los bienes que realizamos, es prestar atención y satisfacer las necesidades de la persona que comparte nuestra existencia. Esa es una de las pruebas mayores del amor. “Es la manifestación de la totalidad de nuestro ser en beneficio y ayuda de otros.” Una persona “no está lista” para casarse, si su idea primaria es “lo que recibiré”. Y si casados se mantiene esa actitud egocéntrica, es tiempo de preguntarnos como voy a contribuir a que mi cónyuge sienta felicidad y realización en todas las facetas de su vida: físicas, intelectuales, espirituales, emocionales, sociales, recreativas, económicas, etc. Por eso, “La regla de oro” (Lc 6:31) “Traten a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes.” lo es también para un matrimonio puro, saludable y maduro.

(Si queremos aprender expresiones que nos lleven a tener “un matrimonio maduro”, necesitaremos aprender a expresarnos el amor diseñado por Dios. Hoy hablaremos de tres clases de amor que debemos expresarnos y que iremos explicando: amor ágape, amor filial y amor eros. Comencemos con la lección de la primer clase de amor…)

I. SI QUIERES UN MATRIMONIO MADURO, ASUME MUY BIEN TU PAPEL COMO ESPOSO (A).

A. Todo cónyuge tiene necesidad de ser amado con amor ágape (1 Co 13:4-7):

1. Es el amor que procede de Dios con un compromiso total, incondicional y voluntariamente contraído, tal como lo mostró Jesucristo en la cruz.

2. Es el amor que se da a sí mismo sin esperar nada a cambio.

3. ¡Es cuestión de obediencia diaria!

B. Si quieres recibir de tu cónyuge amor ágape, debes comenzar a cumplir cabalmente tu compromiso como esposo (a)

1. Acepta tu rol, asume tu responsabilidad y comprométete con tu pareja.

2. Atención a las necesidades y expectativas del otro.

3. Servicio y dedicación diariamente.

4. Respeto mutuo.

5. Saber perdonar, pasar por alto la ofensa, pedir perdón.

6. Orar el uno por el otro y orar juntos y compartirse mutuamente la Palabra de Dios.

7. Preocúpate y encárgate de cumplir tu rol de esposo / esposa.

(El amor ágape estimula el crecimiento hacia un matrimonio maduro, y sostendrá e incrementará el amor filial, así que…)

II. SI QUIERES TENER UN MATRIMONIO MADURO, CONVIÉRTETE EN EL MEJOR AMIGO (A) DE TU ESPOSA (O).

A. Todo cónyuge tiene necesidad de ser amado con amor filial (Ro 12:9ss):

1. Es el tipo de amor que define a una relación familiar o de amistad.

2. Es una expresión altamente deseable y necesaria en toda relación, y muy particularmente en una relación matrimonial.

3. Es el compañerismo, la comunicación y la cooperación que se dan mutuamente marido y mujer.

B. Si quieres recibir de tu cónyuge amor filial, atrévete tú mismo (a) a ser un buen amigo (a).

1. Actividades en la estricta compañía del uno y del otro.

2. Compañía oportuna.

3. Complaciendo gustos o intereses.

4. Sorpresas.

5. Tiempos relajados.

6. Atenciones y detalles.

7. Palabras, elogios, tarjetas.

(El amor ágape y el filial estimulan el crecimiento hacia un matrimonio maduro, y sostendrán e incrementan el amor eros, plt…)

III. SI QUIERES LLEGAR A TENER UN MATRIMONIO MADURO, CUMPLE TU FUNCIÓN SEXUAL.

A. Todo cónyuge tiene necesidad de ser amado con amor eros (Gn 2:23-25, Pr 5:18):

1. Es el amor que buscar expresión romántica y sexual. Es completamente normal que todo hombre y mujer unidos en matrimonio busquen amarse en este sentido, pues también corresponde al diseño de Dios igual que los anteriores.

2. Sus cuatro funciones básicas son: la fisiológica (dar placer al cónyuge), la psico-social (máxima demostración de unidad y compromiso conyugal), la psicológica (fortalecer la autoestima del cónyuge), la natural (procreativa).

B. Si quieres recibir de tu cónyuge amor eros, conviértete en un buen apasionado (a).

1. Piropos.

2. Romanticismo

3. Comunicación y acuerdo de preferencias.

4. Higiene personal.

5. Besos, abrazos y caricias propias del matrimonio (Cf. Gn 26:8)

6. Satisfacerse, no el uno del otro, sino el uno al otro (1 Co 7:5) [Tabúes: Cultura, educación, prejuicios].

(Si esperas tener un matrimonio maduro, entrégale a tu cónyuge todo tu compromiso, toda tu amistad y toda tu sexualidad)

CONCLUSIÓN: Los impedimentos mayores para el crecimiento del amor y de la madurez en una pareja casada, son el desconocimiento o la desobediencia a los principios bíblicos aquí expresados como fundamento para toda relación matrimonial. Recordemos que Dios, en Su soberanía, dispuso que la compañía de Él mismo, y que la compañía de los demás seres vivos, no fueran suficiente para el ser humano. Dios dispuso que la mujer fuera necesaria para suplirle al hombre de los necesario, y viceversa. Tanto el marido como la mujer deben cumplir su función conyugal. ¡Pero eso no elimina del cuadro a Dios por completo! ¡Estas funciones están definidas por la Palabra de Dios mismo! SI ESPERAS UN MATRIMONIO MADURO, DEBES SER UN BUEN ESPOSO (A), UN BUEN AMIGO (A), Y UN BUEN APASIONADO (A), TAL COMO LA BIBLIA LO MANDA.

images

One Response to “QUE SI Y QUE NO ESPERAR EN EL MATRIMONIO”

  1. selene says:

    me encanto este articulo y el de la luna de miel eterna jeje son muy buenos consejos para los recien casados.. gracias por compartirlos son de gran bendicion!! saludos

Leave a Reply