Su “estrategia personal”

images-5Este es un articulo del Dr Bill Bright, fundador de Cruzada Estudiantil y Profesional para Cristo.

La Gran Comisión puede cumplirse si millones de cristianos desarrollan una estrategia personal que se vincule directamente conn la estrategia global de Jesucristo. Un cristiano con una buena estrategia personal, y concentrando todos sus esfuerzos, puede acrecentar y multiplicar su productividad espiritual más allá de lo imaginable.

“Pero,” tal vez Ud. se pregunte, “¿qué es una estrategia personal?”

Una estrategia personal es un plan de acción deliberado, que una persona se traza para alcanzar una meta específica. Ya que la meta de todo creyente debe ser ayudar a cumplir la Gran Comisión, su plan personal deberá incluir evangelización, discípulado, suma  y multiplicación espiritual.

La adición o suma espiritual se da cuando usted habla a una persona de Cristo, pero cuando usted discipula a un nuevo cristiano y le ayuda a ganar, discipular y enviar a otros que harán lo mismo de ganar y discipular a otros, generación tras generación, eso se llama multiplicación espiritual.

Permítame ilustarlo. Durante un banquete de la Cruzada Estudiantil para Cristo en Manila, Filipinas, el director de nuestro Centro de Capacitación para la Gran Comisión presentó a un médico a quien él había hablado de Cristo y a quien había discipulado. El doctor se puso de pie y dio su testimonio, y luego presentó a una de las personas a quienes él había presentado a Cristo y había discipulado. Esta otra persona, a su vez, dio su testimonio y presentó a uno de los estudiantes de medicina a quien él había presentado a Cristo que también había discipulado.

Este era el resultado de diez generaciones espirituales de un ministerio que había comenzado con un de nuestro coordinadores americanos y quien había dedicado su vida a discipular personas qu ea su vez discipulaban otros.

Recientemente viajé a Tailandia donde encontré muchos de estos “multiplicadores espirituales”. Uno de ellos era un hombre que es el padre espiritual de doce generaciones. El ha guiado personalmente a más de mil quinientas personas a Cristo en los últimos cuatro años. Cuando estuve allá, me presentó a uno de sus discípulos, quien a su vez me presentó a uno de sus discípulos, y así sucesivamente, en una línea de doce hombres y mujeres. El último discípulo de la cadena era cristiano hacía sólo seis meses y ya había presentado a doce personas a Cristo y estaba en el preceso de discipular a algunos de ellos.

Estos creyentes de Tailandia saben que no es suficiente guiar a otros al Señor y decirles, “¿No les parece magnífico?” – y después olvidarlos. Por el contrario, ganan a las personas y las discipulan para que éstas a su vez, ganen y discipulen aun a otras más.

¿Le gustaría presentar a cientos – aun miles – de hombres y mujeres a nuestro Señor Jesucristo? Usted puede hacerlo.

Si lleva tan sólo a una persona al Señor Jesucristo cada mes, en los siguientes veinte años presentaría 240 almas a Cristo. Este es el pricipio de sumar y aun así muy pocos cristianos tienen un testimonio tan fructífero.

Sin embargo, si discipula a todos esos 240 nuevos creyentes para que ellos a su vez ganen y discipulen a otros, generación tras generación, muchos millones de personas serían llevados a Cristo en el mismo número de años.

EL apóstol Pablo se refirió a la multiplicación espiritual en su Segunda Carta a Timoteo. “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que esean idóneos para enseñar también a otros.”

Comenzando sólo con dos personas y usando este ciclo sencillo y continuo de discipulado y la multiplicación espiritual; el mundo entero podría ser evangelizado y saturado con el Evangelio en sólo treinta y dos pasos subsecuentes, porque dos, mulitplicado por sí mismo treinta y dos veces, iguala a la población del mundo!

Conforme cada uno de nosotros desarrolla una estrategia personal, Dios podrá usarnos para tener una función fundamental en el cumplimineto de la Gran Comisión.

Todo reside en esta sencilla ecuación:

META SIN PLAN + ACCION = UN SUEÑO

META + PLAN + ACCION = UNA REALIDAD

Pero usted tal vez se pregunte cómo desarrollar una estrategia personal. Permítame darle algunas sencillas sugerencias.

1. Esté seguro que está comprometido con Jesucristo y lleno del Espíritu Santo

En su epístola a los Romanos capítulo 12 el apóstol Pablo nos anima, “os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento”.

Mi esposa y yo éramos bastante materialistas y egoístas y ambiciosos antes de llegar a ser cristianos. Después de que entregamos nuestras vidas a Cristo, crecimos en la comunión de la iglesia, y conforme estudiábamos la Biblia y nos enterábamos del amor y la gracia de Dios, amábamos más a Jesús, y más queríamos servirle.

Un día, en la primavera de 1951, nos arrodillamos en nuestro hogar, allá en las colinas de Hollywood, California, y literalmente firmamos un contrato con el Señor como un acto formal de renuncia a todos los derechos a gozar de nuestras vidas y rindiéndole todo a El. Cada uno de nosotros hizo una lista de todas las cosas que había deseado antes de enamorarnos de Cristo. ¡Y vaya que teníamos gustos muy lujosos! Fue así como comenzamos a seguirlo verdaderamente.

Hicimos una oración a El diciéndole “Señor, queremos rendirte a Ti todos nuestros planes y deseos ambiciosos, mundanos y materialistas. Mediante Tu gracia y poder fortalecedor, estamos dando la espalda a todas las cosas que nos obstaculizan para poder servirte a Ti, el Dios viviente, en forma más efectiva y fructífera. Tú nos has ordenado buscar primero Tu reino y acumular nuestros tesoros en los cielos. Ahora queremos buscar Tu camino por sobre todas las cosas. Queremos que nuestros tesoros sean usados para Tu gloria. Queremos servirte y hacer lo que Tú quieras hacer e ir a donde Tú quieras que vayamos, sin importar el costo.”

Al comenzar su carta a los cristianos de Roma, Pablo escribió, “Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el Evangelio de Dios”.

En las palabras de Pablo, mi esposa Vonette y yo llegamos a ser esclavos cuando hicimos nuestro compromiso con el Señor Jesús.

Poco tiempo después Dios me dio la visión de ayudar a alcanzar el mundo para Cristo, la cual mencioné anteriormente. Nosotros le llamamos a esta visión la Cruzada Estudiantil para Cristo, Vida Nueva para el Mundo.

En la actualidad, poseemos muy pocos de bienes materiales. Lo que tenemos son mayormente cosas personales. No somos dueños de nuestra casa, la cual alquilamos, ni de un auto, ya que nuestro ministerio provee transporte. Vivimos conforme Dios suple nuestras necesidades literalmente día a día. Pero, ¡qué aventura es vivir para Cristo! – servir al Rey de reyes y Señor de señores sin las ataduras e impedimentos de las posesiones que a menudo nos poseen y roban nuestro poder con Dios y hacia los demás.

Esto puede que nos sea exactamente lo que Dios le ordena hacer a usted, pero cualquiera sea su situación, puede confiar en un Dios amoroso cuando le rinda todas las ambicones de su vida. Ninguna experiencia en la vida se compara con la de buscar primero el reino de Dios, acumular tesoros en los cielos, mantener a Cristo en control de su vida, haciendo lo que El le llama a hacer, y ser un instrumento a través del cual El cambia las vidas de otros. Una vida así es realmente vivida al máximo. Todas las mañanas y por las noches también, nos arrodillamos en la presencia de nuestro Señor, en lo posible lo hacemos juntos, para reconocer Su señorío. Lo invitamos a ser el Señor en cada área de nuestras vidas y declaramos por fe la plenitud y el poder del Espíritu Santo, para que podamos vivir vidas santas y ser testigos más fructíferos de nuestro amado Señor.

2. Ore por dirección

Ore en fe confiando que Dios le guiará a desarrollar su estrategia personal para alcanzar su área inmediata de influencia para Cristo. Usted no será quien haga su propia estrategia – sencillamente estará descubriendo el plan que Dios ya ha diseñado.

Jesús fue un ejemplo perfecto en esto. Mientras estuvo en la tierra, consultó toda decisión importante y todo punto crucial en su vida, con su Padre Celestial. Recuerde, cuando usted lo pida en oración, espere que Dios le provea la mejor estrategia y todo lo que sea necesario para comenzar a poner un plan en acción. La fe que espera resultados agrada a Dios.

3. Ponga por escrito la estrategia que Dios le revele en respuesta a sus oraciones

Haga listas de personas específicas a quienes desea hablarles de Cristo. Considere grupos específicos en su vida y desarrolle una estrategia para alcanzar a cada uno. Comience con su familia. Recuerde que en su hogar, más que en cualquier otro lugar, su vida será su testimonio. Confíe en Dios continuamente para estar siempre lleno del Espíritu Santo, para que sus acciones – el fruto del Espíritu – den testimonio de lo que Jesús ha hecho en su vida.

Planee cómo puede alcanzar a las personas con las cuales trabaja. Busque a aquellos que son cristianos, y pídales reunirse con usted para evangelizar su oficina. En su iglesia, póngase a disposición de su pastor. Ofrézcase para enseñar en la Escuela Dominical, y especialmente, sea parte del equipo de visitación evangelística. Anime a otros miembros de su iglesia a desarrollar sus propias estrategias.

Invite a sus vecinos a un café o té o postre evangelístico, o inicie un estudio bíblico para evangelizar en su barrio. Cuéntele a sus amigos lo que Cristo ha hecho en su vida y anímelos a creer que El puede hacer lo mismo por ellos.

Haga oración por aquellos con quienes quiere compartir el Evangelio. Luego acérquese a ellos. Hábleles del amor y el perdón de Dios que está disponible por medio de Jesucristo. Déles la oportunidad de recibirlo.

Comparta su fe como un hábito constante en su vida – hable de Cristo dondequiera que vaya. Cuando las personas confién en El como Señor y Salvador, comience a discipularlas e inclúyalas en el ciclo de multiplicación. Invítelas a reunirse con usted en un esfuerzo para saturar su comunidad entera con el mensaje de Cristo.

4. Busque la capacitación

Aprenda todo lo que pueda acerca de cómo llevar a cabo su estrategia personal para ayudar a cumplir la Gran Comisión. Millones de estudiantes, de profesionales y pastores están aprovechando la capacitación y los materiales queofrece la Cruzada Estudiantil para Cristo. Esta capacitación le proporcionará técnicas para ganar a las personas para Cristo, edificándolas en la fe y enviándolas al mundo con las Buenas Nuevas del amor y perdón de Dios.

Un nueva serie de capacitación en videocintas de seis horas, “Alcanzando su Mundo Para Cristo”, está disponible para ayudarlo a cristianizar a sus vecinos y seres queridos para Cristo. Esta serie también muestra cómo usar el video “JESÚS” en su propio hogar u oficina como una herramienta evangelizadora.

Yo le animo a diseñar su estrategia personal ahora mismo. Haga una lista de aquéllos a quienes les quiere hablar de Cristo. Haga otra lista de personas a quienes puede discipular, capacitándolas para experimentar y compartir la vida abundante en Cristo. Comience inmediatamente a desarrollar su estrategia.

5. Tome la iniciativa

Tome la iniciativa de ayudar a cumplir la Gran Comisión allí donde usted vive, en su “Jerusalén.” Esta deberá ser su prioridad. Reclame para Cristo y en oración a sus parientes, amigos, vecinos y colegas para Cristo. Luego presénteles el Evangelio. Conforme aplica esta estrategia personal, piense más allá de sus metas locales, hacia las metas mundiales para el cumplimiento de la Gran Comisión. Esto le ayudará a no desviarse en asuntos relativamente improductivos.

Bajo la guía del Espíritu Santo y con total confianza, puede proceder a planear su trabajo y a aplicar dicho plan. Todo cristiano, sea estudiante, ama de casa, hombre de negocios, pastor o misionero, necesita una estrategia personal para ayudar a alcanzar su propia comunidad o área de influencia para Cristo.

One Response to “Su “estrategia personal””

  1. juan manuel says:

    Que buen articulo, personal mente creo que como cristianos debemos vivir una realidad, sin en verdad hemos decidido servir a Dios, esa realidad es, son millones de personas a evangelizar, el tiempo es corto, el mundo es malo, el enemigo es feroz y despiadado, competimos con cientos de cosas,
    Lo mejor para cambiar un país es el evangelio, cambia nuestra forma de pensar y transforma nuestras vidas a lo eterno y en el día a día, la pregunta es estoy jugando al cristianito OH quiero vivir una realidad como soldado de Jesucristo. Multiplicar, Discípula, hagámonos una plaga Espiritual para esta nación y este mundo.

Leave a Reply